Un cuerpo y mente sana para el 2016

El 2015 tiene las horas contadas y con la llegada del Año Nuevo vienen nuevas metas y propósitos, pero quizás la más importante de todas sea gozar de buena salud durante los próximos doce meses.

dt.common.streams.StreamServer.cls

Y es que tener un cuerpo saludable no solo ayuda a mejorar la calidad de vida, sino que le permite disfrutar al máximo el día a día, en el hogar, el trabajo o los momentos de relax.

Los nutricionistas coinciden en que el primer paso es tomar conciencia de la importancia de cambiar el estilo de vida y alimentación, para que el cuerpo esté saludable y sea menos propenso a padecer de enfermedades.

Investigaciones revelan que el 80% de las afecciones se deben a los desórdenes en nuestra alimentación, sea por excesos o deficiencias, por lo que es necesario tener una vida saludable y ofrecerle a nuestro organismo todos aquellos elementos que son fundamentales, para que se tenga un buen desarrollo físico y mental.

Seis propósitos saludables…

– Cree un hábito de ejercicio diario. Uno de los pilares de una vida sana y activa es el deporte. La edad no es una limitante, ya que la actividad realizada se puede adaptar a su condición física.

– Ponga el estrés diario bajo control. Esta es una enfermedad que está afectando a los humanos en todo el mundo, y está relacionada con el exceso de trabajo, así que tómese lo laboral con calma.

– Alimentación saludable. La obesidad y sobrepeso son las grandes epidemias de este siglo. Está en sus manos seguir una dieta sana, que no siempre significa comer solo verduras.

– Un chequeo médico no está de más… Los médicos aconsejan hacer una revisión médica general, por lo menos una vez al año, esto incluye sus órganos vitales, dientes y ojos.

– Dedique tiempo a sí mismo y a la familia. Recuerde que la autoestima es uno de los ejes centrales sobre los que gira la salud de una persona.

– Dejar de fumar traerá beneficios. El comienzo de un nuevo año es el momento para abandonar el consumo de tabaco.

Actividad física

Nuevas investigaciones revelan que el comportamiento sedentario de una persona es un factor que representa un alto riesgo de mortalidad.

Según un estudio realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Girona, la actividad física moderada durante al menos media hora durante cinco días a la semana, o incluso el ejercicio intenso durante al menos 20 minutos realizado tres veces por semana, reduce en casi un tercio el riesgo de mortalidad en los humanos.

A un resultado similar llegaron los científicos de la Universidad de Texas en un estudio publicado en The Lancet, en el que afirman que el ejercicio a niveles muy bajos reduce las muertes por cualquier causa en un 14%.

La alimentación y el ejercicio físico van íntimamente ligados. Un equipo de la Universidad de Harvard demostró que el ejercicio físico aumenta la sensibilidad a ciertas señales de nuestro cuerpo, como la saciedad, y modifica las respuestas del placer frente a la comida.

No todo es alimentación y actividad física, también se debe tener cuidado con las bebidas, el agua ayuda a mantener el cuerpo con una temperatura adecuada y elimina toxinas que el cuerpo genera de forma natural, sin aportar caloría de más.

FUENTE: http://www.elheraldo.hn/suplementos/salud/915344-466/un-cuerpo-y-mente-sana-para-el-2016

  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • PDF

Share and Enjoy !

0Shares
0 0